La @ventura hospitalaria

30 07 2009

onion-24Yo pensaba que estaba viviendo una aventura en Vilnius, pero no ha sido hasta hace unos días que me he dado cuenta de la realidad del país y del día a día de miles de personas, que no tienen la suerte de vivir en las calles bonitas del centro y de tener un seguro en una clínica privada donde te atienden con una sonrisa en la boca y te tratan como a un rey.

Todo empezó con la visita de mis padres, que acabó siendo de todo menos unos días de vacaciones. Mi madre se encontraba con dolor de ciática y necesitaba un médico, al no poder desplazarse a la clínica tuve que llamar para que enviasen un médico. Ahí empezaron los problemas, me dijeron que no había médicos y que teníamos que desplazarnos nosotros. Después de una llamada a la embajada, la mejor (supongo que la única) solución disponible era recurrir a la sanidad pública. Se llamó a una ambulancia y una médico vino a casa. Después de repetirle como 3 veces en otros tantos idiomas que mi madre era alérgica a la aspirina… le metió un chute en vena de algo que llevaba aspirina. Empezaron los nervios, ella se sentía mal… se consiguió solucionar pero hubo que llevar a mi madre al hospital en ambulancia.


Una vez pasada la puerta de entrada, fue como volver a 1950… paredes desconchadas que se caían a trozos, suelos sin color (en el mejor de los casos) cristales agrietados en las ventanas con marcos de madera que con solo respirar se hacían astillas. Gracias a Dios una médica jovencita chapurreaba inglés y pudimos entendernos. Pasamos unas horas allí y cuando les pareció dijo que ya todo estaba solucionado, que podíamos irnos. ¿¿¿Irnos??? Si mi madre no podía andar. En el momento que se quitaron el marrón de la reacción alérgica ya era momento de largarnos.

Después de discutir un rato conseguí que la llevasen a neurología, donde se suponía que la tratarían para la ciática. Esperamos un buen rato en la habitación sin que apareciese nadie, yo no sabía si la tendrían allí hasta la mañana siguiente, si la vería un médico. Cuando salí a preguntar, nadie hablaba inglés… absolutamente nadie! Con ayuda de una lituana de la embajada que me hizo de traductora a través del teléfono conseguí saber que hasta la mañana siguiente no habría novedades. Una hora después llegó un pijama con una extraña mancha en el cuello que por suerte no hubo que usar ya que habíamos llevado ropa para por si acaso.

El día siguiente todo fue mucho mejor, le dieron el alta, volvimos a casa y pasamos unos días relativamente tranquilos aunque sin mucho movimiento después de todo lo que había pasado.

Este lunes, tuvimos que volver al hospital a por más medicamentos. Otra vez empieza la odisea. En la recepción, detrás de una ventanita de tamaño 15×10 cm. una señora con cara de que le aburre mucho su trabajo me habla en un perfecto lituano, cuando le digo que hable más despacio que yo no hablo muy bien lituano, me chilla… Le entrego el papel de la última vez, donde pone todo lo que pasó para que se haga una idea y nos asigne un médico, y la señora me dice que busque al médico del papel por mi cuenta, que ella no sabe nada.

Me pongo a buscar al médico, por suerte doy con él y le digo lo que me ha pasado y que si me puede recetar lo que se nos había acabado. Dice que no puede legalmente porque sólo receta a los ingresados en neurología, así que tengo que volver al punto de inicio, aunque dice que llamará a la recepción para decir que me asignen un neurólogo que me haga la receta. Cuando después de un buen rato llego otra vez a la entrada (todo esto caminando con mi madre del brazo, con molestias) la señora me dice “NO HAY NEUROLOGO, SI VIVES AQUÍ VETE A TU AMBULATORIO, NO A URGENCIAS” y me cierra la ventanita con mala leche. Durante un momento vi como saltaban los trocitos de cristal mientras le estampaba la mayor hostia que se iba a llevar en su vida la gran HdP. Dejé a mi madre sentada y me fui en una carrera a por el médico de neurología; no sé qué cara llevaría, pero me dijo que no me preocupase que él me lo recetaba y en 3 minutos estaba hecho.

Así acabo mi aventura en la sanidad pública lituana. Poco después me enteré por amigos y compañeros de trabajo que los hospitales de aquí funcionan por amiguismos y sobornos, que lo que importa es la pela, ya que los sueldos son una basura. Una propinilla a la enfermera y la tendrás cada media hora comprobando el gotero. Si no le das nada ya se puede morir de sed que no le llevan ni un vaso de agua. Es algo que está muy asumido en la sociedad y que horroriza como la gente lo ve como algo normal.

En fin… la aventura se va acabando y aunque a veces se me pasa muy rápido el tiempo aquí, otras veces estoy deseando irme cuanto antes y empezar otra aventura en otro sitio, porque creo que Lituania ya no da para más.





Futuro incierto

13 07 2009

Hoy me sentía un poco masoca y me ha dado por mirar empleos, más concretamente en Asturias, a ver si había algo interesante cerca de casa. Me ha llamado mucho la atención la precariedad del empleo que se ofrece en Asturias, al menos lo que yo he podido ver me ha dado una perspectiva del panorama mucho peor de lo que me lo imaginaba.

He encontrado de todo, desde empresas que ofrecen 12.000€ brutos al año a titulados superiores, hasta una oferta en la que sólo falta que pidan visión de infrarrojos y capacidad para doblar cucharas con la mente, además no es que paguen especialmente bien.

La pongo, que me ha hecho gracia (no diré la empresa):

Buscamos un técnico con formación en GS Informática de Sistemas, con una experiencia en el puesto de al menos 2 años y un alto nivel de inglés. Tiene que tener conocimientos en ITIL, SendMail, Exchange, Lotus Notes, MS Server 2003, Linux Suse/RedHat, Sun Solaris, Cisco, Herramientas de ticketing (HP Open View, Remedy), bases de datos (Oracle, MySQL), Herramientas de scripting y administración de entornos web Apache/JBoss/Tomcat, Citrix, Gestión de SLAs.

Luego cada x meses pondrán en el periódico que hay escasez de informáticos titulados en Asturias… normal, con esos puestos que ofrecen se le quitan a uno las ganas de ser explotado trabajar, por mucho que tire la tierrina.

Enlace: Es.blogsite.org